Sal “Mon Cahier de Broderie” hoja 5

Dicen que Año Nuevo… vida nueva y aunque no soy de las personas que hacen propósitos por el inicio de año, ahora que parece que tengo un poquito de tiempo libre, he pensado que hace mucho mucho tiempo que tengo mi blog abandonado y que debería enseñaros todas las cosas bonitas que he ido haciendo durante todo este año que acaba de terminar… y bueno, por qué no decirlo, del anterior! (es que acabo de ver las fotos de todo lo que tengo por enseñar y casi me da un patatús).
Mi intención es buena, pero luego llega el momento de ponerte a ver las fotos, seleccionar las que están regular, las que son malas de necesidad, que si edítalas, que si escribe para realmente no saber si a alguien le interesa (según mi hermano el único que me lee es él! jejeje) y entra el bajón y piensas… si con Instagram es más fácil y tardas mucho menos! así que Instagram últimamente gana por goleada, pero bueno lo voy a intentar otra vez y este año espero no quedarme en abril como el año pasado.

Voy a empezar por mi Cahier de Broderie que propuso Covi hace no se ya cuántos años… tantos que incluso hizo una segunda edición y finalmente dejó los archivos en su blog para que cualquiera pueda ponerse con él. Yo lo empecé un poco tarde, y durante un año me dediqué a él los fines de semana hasta que llegué a esta hoja cinco, donde me quedé porque me pillaba el verano de 2016 y donde se ha quedado definitivamente durante todo el 2017.

Es uno de los proyectos que me gustaría retomar durante este año aprovechando que me he quitado un par de cosas o tres que tenían todo mi tiempo ocupado (y que espero no sustituir por otro montón de nuevos proyectos, aunque al final siempre termino picando).

Foto 2

Esta hoja marca el final del aprendizaje de los distintos puntos de bordado y el inicio de las diferentes labores propiamente dichas.

foto 1

Espero no tardar mucho en enseñaros los puntos locos, porque eso significará que por fin he abierto el neceser negro donde tengo todos los materiales de este SAL.

Anuncios

Sal “Mon Cahier de Broderie” hoja 4

Acabo de ver que hace más de dos meses que no escribo nada… no me había dado cuenta de que había pasado tanto tiempo! lo cierto es que cada vez me cuesta más sentarme un ratito delante del portátil para preparar lo que os quiero enseñar… y los trabajos terminados se me van acumulando pendientes de que os los enseñe.

pic2

Esta hoja del sal que organizó Covi la terminé hace más de nueves meses… y es la última del aprendizaje de los bordados. Me parece mentira haber llegado hasta aquí teniendo en cuenta que nunca había hecho un bordado, y hoy cuando la he sacado del cajón me he vuelto a quedar mirándola sin apenas creerme que yo soy quién lo ha hecho.
pic3

Sal “Mon cahier de broderie” hoja 3

Otra hoja más terminada de este precioso SAL, que esta vez me ha parecido más sencilla que las dos anteriores.
En la primera página, el bordado está formado por una sola parte en la que se abundan las florecillas y se mezclan un montón de técnicas distintas, entre las que destacan el “punto de rejilla” y el “punto de flauta”.

pic1

Aunque no se aprecia bien en la intersección de la rejilla hay una diminutas cruces de color rojo. Las florecillas de punto lanzado y punto de nudo son facilísimas de hacer, no como las hojas de las otras flores que no hubo manera de que quedaran mejor.

pic2

En esta segunda página la complicación viene por los ojales abiertos… casi me da algo cuando vi que lo primero que hay que hacer es un corte en la tela… mi cabeza no paraba de pensar que si lo hacía mal me cargaba todo el trabajo que ya llevaba hecho ¡con lo que me había costado!. Sí, todo lo demás estaba bordado… me daba tanto reparo hacerlo que lo dejé para el final, cuando lo mejor habría sido hacerlo lo primero y si no quedaba bien con preparar otra hoja la cosa estaba solucionada!

pic6

Esta flor me encanta, aunque no lo parece resulta un poco difícil calcular dónde deben ir las puntadas para que tenga ese efecto en la unión del blanco y el rojo…

pic4

Aquí mis ojales…. no se puede decir que hayan quedado redonditos jejejeje pero al menos lo he intentado, a cambio los otros dos bordados están requetebien hechos!

pic5

Sal “Mon cahier de broderie” hoja 2

Casi un mes después de terminar la primera hoja terminé la segunda. No está nada mal… para la primera tardé algo más de tres años y para esta apenas he necesitado treinta días.
Particularmente pienso que se debe a que esta segunda hoja es mucho más fácil que la primera y además ya está superado el miedo de llenar una hoja en blanco con diferentes motivos de bordado.
En la página tres aprendemos el punto escapulario, el punto de hoja y el punto festón.

pic4

Lo más complicado de esta página… ¡las hojas! la trama del lino es algo grande para este bordado y me tocó deshacer unas cuantas veces para que se viera bien que la hoja sin que hubiera grandes saltos en el contorno.

pic2

La cuarta página está dedicada por entero al punto de cadeneta y al punto de damero (para mí el más divertido de hacer, por aquello de que son puntos contados, como en el punto de cruz que tanto me gusta hacer).

pic3

¿Habéis visto la aguja con el hilo?

A pesar de que en los títulos sólo se pone el nombre de uno de los puntos (el más importante), en el bordado se utiliza más de un punto. Por ejemplo, en el punto de damero también aparece el medio punto en los corazones rojos.

pic1

Por cierto, si queréis haceros vuestro propio libro de bordados con las instrucciones de Covi, podéis descargarlas desde su blog de manera totalmente gratuita. Las tenéis tanto en español como en francés y es una oportunidad maravillosa para haceros con este proyecto.

Sal “Mon cahier de broderie” hoja 1

Hace casi cuatro años, Covi propuso a través de su blog hacer un libro de bordados. En su blog enseño fotos de cómo iba a quedar, del libro original de Marie Suarez con el que se trabajaría, de los hilos, de las telas… todo era tan bonito, tan delicado, que no me lo pensé dos veces y me apunté… ¡aunque nunca jamás había cogido una aguja para hacer un bordado!
Aprovechando que mi cumpleaños estaba al caer, pedí como regalo todos los materiales para poder hacer mi libro y cuando lo tuve todo claro comencé a cortar las telas, a preparar los bordes, y me puse con el primer bordado.
Lo hice una vez y lo deshice… lo volví a hacer y lo volví a deshacer… otra vez… y otra vez… y no sé cuantas veces más lo intenté, pero mi “punto de espina” no quedaba ni parecido con lo que veía en el blog de Covi y en el libro de Marie… así que lo guardé todo en el fondo del cajón y dejé que pasara el tiempo.
Y pasó mucho tiempo… tanto que no lo volví a tocar hasta diciembre del año pasado, y todo gracias a Meme, una compañera de patchwork que apareció un día en clase en La tertulia del patch con el dichoso bordado. Acababa de empezarlo y comentando que yo lo tenía parado, me convenció para que lo volviera a intentar, aprovechando además que Cristina, nuestra profe, había terminado el suyo y borda a las mil maravillas.
Volví a cogerlo y por fin el dichoso bordado ¡salió a la primera!…

pic3

Así que más contenta que unas castañuelas me puse con el siguiente y el siguiente y poco a poco los bordados iban saliendo… unos con más dificultad que otros pero ninguno me dio grandes quebraderos de cabeza.

pic7

Y con estos tres ya tenía la primera página terminada.

pic1

Ahora había que hacer la segunda página… y no sé si será porque cogí confianza, pero me pareció mucho pero mucho más fácil que la primera… hasta que llegué al punto de realce! Tantas veces hice y deshice que me desesperé porque no conseguía que me saliera redondito… pero Cristina me dijo que lo dejara, que siguiera adelante y que cuando terminara todo el libro lo mirara y arreglara lo que pensaba que no estaba bien, y la hice caso. Ahora creo que no lo voy a deshacer porque es mi primer bordado y tiene que tener sus fallos!

pic10

Cuando tenía terminada toda la hoja me repetía a mí misma.. “no lo planches, que Covi ha dicho que no se planche…” pero no pude resistir la tentación de verlo limpito, sin las marcas de bolígrafo. Y cuando lo tuve planchado me quedé como tonta mirándolo porque me costaba creer que había sido capaz de hacer algo que me parece muy muy difícil.

pic2

Por fin, después de más de tres años ¡¡¡había terminado la primera hoja!!!!!